Twitter Flickr Pinterest LinkedIn YouTube Google Maps E-mail RSS
formats

El gran desconocido que pudo cambiar el mundo, Nikola Tesla. Su legado sigue siendo controlado.

Toda la información explicada en este Post esta basada en hechos y personajes reales.

ENERGÍA LIBRE, limpia, gratuita e “inagotable”: el genial descubrimiento que fue sepultado (junto a su descubridor) por el Poder Global Corrupto.

“El doctor Nikola Tesla era considerado como una de las personas más conocidas de la Tierra. Hoy día ha desaparecido de nuestros libros científicos y de los libros de texto.

¿Qué es lo que  descubrió, y por qué cayó en olvido?”

Creerás que todo el mundo sabe su nombre. Falso. Cada vez que encendemos la tv, la radio o la luz estamos con él. Sus contribuciones han sido importantes como las de Albert Einstein , Isaac Newton o incluso su mayor rival, Thomas Edison.

Este misterioso, alto y moreno Serbio invento la corriente alterna, la comunicación inalámbrica, el motor eléctrico, el laser eléctrico y la tecnología de radar, rayos X, Neón, Robótica, el control remoto, y la actual telefonía móvil, incluso invento armas estratégicas espaciales. Todo esto hace más de cien años.

Sin embargo, hoy, ¿ Quién sabe quién es Nikola Tesla?

¿Cómo puede la historia pasar por alto este increíble legado?

Durante sus últimos momentos en la tierra, sin duda, se preguntaba a si mismo la misma pregunta. En solitario, en un hotel y sin dinero,  con 86 años de edad.

Aquí es donde comienza esta historia.

En esa noche final en enero de 1943. Nikola reflexiona su vida, al borde del delirio …

“Los destellos del luz, nunca tuve el control sobre los resplandores, son insoportables:”.

Imparables imágenes inundan su mente, acompañados por poderosos destellos y resplandores.

Al igual que innumerables veces antes, debido a su extraña condición que padecía de por vida.

“Cuando me dirigen una palabra, la imagen del objeto aparece delante de mi, y, a  veces, no puedo distinguir sin lo que veo es tangible o no. Esto me causa gran malestar y ansiedad”.

En la luz tenue de la habitación del hotel conversaba con fantasmas de su pasado. Fantasmas a la espera de que él sucumbiese. Recordaba momentos triunfantes, como cuando tuvo las visiones de su motor eléctrico, lo que transformó el mundo entero.

El mismo diseño que se utiliza hoy en día en todas partes.

“Como en el destello de un rayo. En un instante, la verdad fue revelada”.

 

Él confiaba tanto en su descubrimiento que se sentía obligado a compartirlo con todo el mundo. Zarpó rumbo a Nueva York. El corazón del mundo moderno.

Pronto se convertiría en el símbolo del “Sueño Americano”. La transformación de si mismo en un inmigrante sin dinero, en una leyenda de su época.

Los más célebres de la alta sociedad de N.Y. acudieron a su laboratorio, para presenciar el espectáculo de demostraciones de alto voltaje. Notables como Mark Twain, John Muelle, Sarah Bernhardt, los hermanos Wright, Teddy Roosevelt entre otros muchos.

Pero uno de ellos, jamás se presentó. Su implacable competidor, Tomás Edison.

Nikola se acordaba de la “Guerra de las Corrientes”. La Corriente alterna vs la corriente continua. En ese momento, la electrificación del mundo estaba en juego. “La corriente alterna es demasiado peligrosa, maldito sea. Él está usando miles de voltios, la corriente continua sólo usa cientos, claro que es peligroso, Tesla, Tesla, Nikola Tesla. ¡ Un hombre que no sabe tomar una broma!».

Sólo  hay un tipo de sistema de energía que podría alimentar las ciudades del todo el país.  Ello permitiría a las bombillas incandescentes de Edison  brillar e iluminar los hogares de todo el país.

La solución la tenía Nikola. Y Edison luchaba contra él, con uñas y dientes. «¡ Maldito seas, no hay normas aquí. Necesitamos orden y trabajo serio!». El amargado Edison incluso recurría a electrocutar animales abandonados, entre ellos un elefante, para incitar temor al público por el sistema A.C. de Tesla.

Al final, Tesla triunfaría sobre Edison. Consiguió electrificar la Expo Mundial de Chicago de 1893. Fue todo un éxito. A continuación, Tesla y su socio George Westinghouse crearon la primera central hidroeléctrica del mundo en las Cataratas del Niágara.

Fue un proyecto muy arriesgado, y nadie confiaba en que funcionaría, con la excepción de Tesla. «El hombre del momento».

Nikola se encontraba en la cima de su gloria. Empezó a llevar ropa formal y guantes de color blanco cuando realizaba experimentos. Fue un místico que escribió y recitó poesía. Hablaba seis idiomas. Sin embargo, no pudo evitar sus «idiosincrasias».

Nadie sospechaba que batallaba con episodios alucinógenos diarios. » He visto todo el aire a mi alrededor lleno de lenguas de llamas vivas. Su intensidad, en lugar de disminuir, aumenta con el tiempo.»

Le empezaban a llamar maniático de la limpieza. Evitaba apretones de manos, y luchaba contra toda una serie de profundas fobias y compulsiones. Todos los actos u operaciones repetidos que realizaba tuvieron que ser divisibles por tres. Si no, las haría una y otra vez, empezando desde el principio, aunque le costara horas.

Aprendió a controlar las huidas de su mente con suprema disciplina. Los deseos inextinguibles de Tesla le llevaban adelante con sus obras. Nikola pronto entablaría su más ambiciosa empresa con el proyecto Wardenciffe.


Esta fantástica estructura fue la culminación de la visión de Tesla para crear un sistema de comunicación para todo el mundo, con el envío de imágenes y sonido.

Su principal objetivo fue adelantar a Marconi en el honor de entregar al mundo la primera señal inalámbrica transatlántica. No fue ningún accidente. El gran proyecto de Tesla iba a ser financiado por el mismo diablo , J.P. Morgan.

«Usted es un hombre extraño, Tesla.. Tras firmar usted estas ponencias, podrá pedir préstamo a la Casa Morgan pero, es imprescindible que yo sea un socio silencioso. ¿ Entiende lo que esto significa, Sr. Tesla?»

Pero Nikola guardaba un secreto. El sistema también podría electrificar el mundo. Wardencliffe proporcionaría energía libre e ilimitada a todas partes, para todo el mundo.

Cuando J.P. Morgan se enteró de este salto tecnológico,  juró que no lo iba a tolerar. Él sabía que Tesla era capaz de hacerlo, y el banquero de élite no quería conectar casas a energía sin contador.

«Un hombre siempre tiene dos razones para hacer algo. Una buena razón y la verdadera razón.»

A mediados de la construcción, Morgan canceló en contrato y metió a Tesla en la lista negra y así lo excluyó de cualquier otro inversor.

«Señor Morgan, ¿ va a dejarme en un agujero? , he hecho un millar de enemigos poderosos por tu cuenta. Durante cien años este país nos honraría si tenemos el honor de ser los primeros en trasmitir energía sin cables.»

Wandercliffe falló y Marconi envió su señal trasatlántica. Tesla sufriría su segunda depresión nerviosa y nunca recuperaría el impulso de antes.

Pero, a pesar de su cruel destino, Nikola mantuvo el rumbo.  Decenio tras decenio, impulsaba nuevas ideas. Las nuevas invenciones fantásticas. En el trasporte, el vuelo, e incluso en la guerra.

Su rayo de muerte, como él pretendía, pondría fin a todas las guerras.

Un inventor hasta el final. Lo único que quiso fue elevar la condición de la humanidad.

Pero ahora, en solitario, en un hotel, le quedaba poco tiempo. Recordaba artículos de los periódicos. Recuerdos de los momentos de su vida. Mesa para uno. Caminar por las calles de Nueva York. O pasear por la Estación Central,  dar  de comer a sus numerosas palomas.

Nadie se imaginaba los grandes secretos que este científico loco mantenía encerrados dentro de su cabeza. Nadie, excepto J. Edgar Hoover y los «Hombres-G». Los agentes secretos del FBI, esperaron pacientemente a que el gran hombre falleciese,  estaban preparados para tomar todo lo que Nikola dejó atrás.

Esta historia es sobre un hombre cuyas poderosas ideas aún viven. Como gran parte de su trabajo, ideas que siguen siendo secretas y usadas en la mayor parte de los proyectos esotéricos imaginables hoy.

Nikola Tesla, sin ayuda de nadie, cambió el mundo en beneficio de la humanidad. Sin embargo su recompensa ha sido la oscuridad.

Es hora de sacar su historia entre las sombras y dejarla a disposición de todo el mundo gracias a los medios que disponemos.

Con su último respiro, Nikola sonrió ligeramente,

«El futuro dirá la verdad y hará evaluación de cada uno, de acuerdo con su labor y sus logros. El presente es de ellos. El futuro para el que he trabajado, es mío.»

Ojala le hubiesen escuchado.

Seis meses después de su muerte en 1943, el tribunal supremo de Estados Unidos afirmó que Nikola Tesla fue el inventor de la tecnología inalámbrica, incluida la radio.

Como veréis de guión de película. Grande Tesla, eras grande.

 

Etiquetas:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Home Ciencia El gran desconocido que pudo cambiar el mundo, Nikola Tesla. Su legado sigue siendo controlado.
© www.palentino.es, desde el 2012 - Un Blog para compartir conocimientos ...

Uso de cookies en mi sitio palentino.es

Este sitio web utiliza cookies para que tengamos la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies