Twitter Flickr Pinterest LinkedIn YouTube Google Maps E-mail RSS
formats

Mileva Maric, detrás de un gran hombre, siempre existe una gran mujer.

Mileva Maric fue la primera esposa de Albert Einstein.
Muchos historiadores creen que ella fue autora o coautora partícipe de la teoría de la relatividad.

Sepamos algo más sobre su historia.

Mileva Maric nació en Titel (Serbia actualmente) en 1875. Tras sus estudios primarios y secundarios, fue aceptada en el Colegio Real de Zagreb para cursar física; tuvo que recibir un permiso especial para poder hacerlo, ya que en dicha institución sólo se permitían  hombres. Dicho permiso se le concedió por los conocimientos extraordinarios que fue capaz de demostrar.

Posteriormente se trasladó a Zurich; primero ingresó en la Universidad para estudiar medicina. Tras un semestre cambió al Instituto Politécnico de Zurich, donde estudió matemáticas y física. Allí es donde conoció a Einstein, que era cuatro años menor. También estudió en Heidelbertg, Alemania. Fue la primera mujer en obtener un título en el Instituto Politécnico de Zurich y la primera en impartir clases allí.

Matrimonio con Einstein

Dio clases de matemáticas a Einstein y ambos se enamoraron. La madre de Einstein no veía con buenos ojos la relación de Mileva y Einstein porque ella no era judía y era extranjera. Ambos mantuvieron su relación y ella quedó embarazada; fruto de ese embarazo, nacería su hija Liesrl en el año 1902. Se cree que esta hija fue entregada en adopción.

A principios de 1903, finalmente, se casaron. De este matrimonio nacerían dos hijos:

Hans Albert en 1904 y Eduard Tete en 1910.

El primero llegó a ser ingeniero, pero el segundo tuvo que ser ingresado en una institución mental porque padecía esquizofrenia. Se cree que los problemas mentales de Eduard fueron la causa de las dificultades que no logró superar el matrimonio entre Einstein y Maric. Se divorciaron el año 1919

La teoría de la relatividad

En 1905, cuando ambos estaban aún felizmente casados, Einstein presentó la teoría de la relatividad. Con ella Einstein lograba hacer compatibles las leyes de la mecánica de Newton y las del electromagnetismo de Maxwell.

Pero no es hasta la teoría de la relatividad general que esta teoría se hace adulta. En ella se expone por primera vez de la curvatura del espacio-tiempo, curvatura que vendría motivada por la presencia de materia.

De esta manera gravedad y aceleración serían dos consecuencias directas de una misma realidad. A partir de ahí,  se deduce que el espacio y el tiempo medidos dependen de la velocidad del observador, por lo que no serían conceptos absolutos, como se creía anteriormente. Estos conceptos teóricos fueron posteriormente demostrados experimentalmente.

Maric pudo ser la madre de las matemáticas de la teoría de la relatividad

Los defensores de Maric como autora o coautora de esta teoría se basan en varios criterios:

El primero son las difíciles matemáticas asociadas a ella, que pudieron ser comprendidas y diseñadas por Mileva Maric, ya que ella era mucho mejor trabajando con las ciencias exactas que su marido.

El segundo es el hecho de que los descubrimientos y las teorías más importantes de Einstein se dieron mientras estaba casado con Maric. Después no hubo grandes aportaciones a la ciencia por parte de Einstein.

Otro hecho bastante significativo es que cuando Einstein en 1921 recibió el premio Nobel por el efecto fotoeléctrico, donó todo el dinero a la servia, de la que ya se había divorciado dos años antes. Es un hecho extraño si no se mantiene la hipótesis de que ella era coautora (algunos historiadores consideran que solo se lo dio como parte de un acuerdo de divorcio para que ella atendiese a Eduard). Además, en algunas de sus cartas, se habla de «nuestra teoría«, lo que parece demostrar de nuevo su coautoría.

Einstein murió en 1955 y Mileva Mavic quedó olvidada hasta que Schulman que había oído hablar de unas cartas de amor,  (unas 400 que había guardado la madrastra de Einstein), se dieron a conocer. El público general se enteró en 1992 cuando la prensa impresa publicó las cartas.

Las famosas cartas de Mileva Maric, que envió a una íntima amiga (Helene Savic), que publicó la nieta de ésta y que nos informan de muchas cosas sobre la vida “íntima” y la personalidad de Albert y su relación con Mileva, ayudan no obstante  poco a esclarecer el asunto. Sólo una aporta algo, fechada a principios de 1906, en la que Mileva comenta “Mi marido pasa la mayor parte de su tiempo libre en casa jugando con el niño; pero, la verdad, debo reconocer que no es su única ocupación aparte de su trabajo oficial; los artículos que él ha escrito apuntan bastante alto.”

El el año 2009, en su tumba,  se fijo una placa que cita:  «científica serbia que ha contribuido a los éxitos de su marido».

Relacionado, audio de su historia:

http://media6.rtve.es/resources/TE_SMUMALD/mp3/8/2/1323855338328.mp3

Más sobre Mileva:

http://es.wikipedia.org/wiki/Mileva_Mari%C4%87

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Home Ciencia Mileva Maric, detrás de un gran hombre, siempre existe una gran mujer.
© www.palentino.es, desde el 2012 - Un Blog para compartir conocimientos ...

Uso de cookies en mi sitio palentino.es

Este sitio web utiliza cookies para que tengamos la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies