Twitter Flickr Pinterest LinkedIn YouTube Google Maps E-mail RSS
formats

Hacia la actualización de versiones. De la industria 4.0 a la 5.0

Desde la primera revolución industrial, la industria ha sido uno de los motores de la prosperidad Europea. El desarrollo industrial ha tenido gran impacto en la sociedad de los Europeos y su estado de bienestar.

Pero la innovación muestra signos de ir resintiéndose. La industria Europea continuamente necesita innovar y ser competitiva. Ahora más que nunca, necesita inversiones en futuro, para recuperarse también de los efectos económicos de la crisis del coronavirus, estableciendo una nueva normalidad.

Una prioridad de los gobiernos, es crear olas de innovación. Necesitarán asegurar la evolución industrial. Desde el año 2009 y el 2019 la industria ha contabilizado alrededor del 20% del producto interior bruto de Europa. El poder industrial europeo es grande y fuerte pero sujeto a grandes desafíos. Opera en un desafío constante junto con los inconvenientes de la globalización económica.

El impacto altamente transformador de una industria digital, impulsada por datos e interconectada se ve reforzado en el concepto de industria 4.0.

La Industria 4.0 representa una ambición sólida y un principio rector sólido para la innovación y el desarrollo tecnológico de la industria europea en un futuro no muy lejano. A pesar de todos sus méritos, la Industria 4.0 es principalmente una visión tecnoeconómica, que indica cómo los avances tecnológicos más generales, a menudo originados en contextos no industriales, influirán en las cadenas de valor industriales y cómo cambiarán la posición económica de la industria.

Sin embargo, una ola de cambio en la industria tendrá efectos en cadena que van mucho más allá del cambio tecnológico en la fábrica. Una industria transformada también tendrá un impacto transformador en la sociedad. Esto es especialmente cierto para los trabajadores de la industria, quienes pueden ver su rol cambiado o incluso amenazado.

El cambio de roles y una mayor dependencia de tecnologías complejas requerirán nuevas habilidades. ¿Se empoderará a los trabajadores en su trabajo industrial y se les atraerá para trabajar en nuevos entornos de alta tecnología?

Se presentarán cambios más profundos en la forma en que se organiza la fuerza laboral, desafiando el ciclo de vida educativo tradicional de los trabajadores de la industria de capacitación, trabajo y jubilación. El aumento de la automatización puede socavar el papel social de la industria como empleador y motor de prosperidad.

Por el contrario, los cambios y transiciones en el escenario social más amplio también tendrán un impacto profundo en la industria. Al observar las prioridades políticas actuales a nivel europeo, no debe subestimarse su impacto en la industria.

La crisis del Covid-19 ha puesto de relieve la necesidad de repensar los métodos y enfoques de trabajo existentes. Ha exacerbado las vulnerabilidades de nuestras industrias, como las frágiles cadenas de valor estratégicas, y ha sobrecargado la necesidad de encontrar innovaciones flexibles pero sólidas para abordar estas vulnerabilidades. Nos encontramos en un momento decisivo, en el que parte de la «vieja normalidad» se derrumbará y surgirá una «nueva normalidad». Esta transición podría ser una ventana de oportunidad para que podamos dar forma y renovar activamente el papel de la industria en la sociedad. Esto requerirá un enfoque proactivo y orientado a un propósito, repensando los paradigmas subyacentes a nuestra comprensión de cómo funcionan las sociedades, las economías y las industrias.

El concepto de Industria 5.0 se debatió entre participantes de organizaciones de investigación y tecnología, así como agencias de financiación de toda Europa, en dos talleres virtuales organizados por la Dirección «Prosperidad» de la DG Investigación e Innovación, los días 2 y 9 de julio de 2020.

«Christoph Roser at AllAboutLean.com and Letmeseenow».


La atención se centró principalmente en tecnologías habilitadoras que respalden la Industria 5.0. Hubo consenso sobre la necesidad de integrar mejor las prioridades europeas sociales y medioambientales en la innovación tecnológica y de cambiar el enfoque de las tecnologías individuales a un enfoque sistémico.

Se han identificado seis categorías, cada una de las cuales se considera que despliega su potencial combinado con otras, como parte de los marcos tecnológicos:

(i) Interacción individualizada humano-máquina
(ii)  Tecnologías bioinspiradas y materiales inteligentes
(iii)  Gemelos digitales y simulación
(iv) Tecnologías de transmisión, almacenamiento y análisis de datos
(v)  Inteligencia Artificial
(vi)  Tecnologías de eficiencia energética, renovables, almacenamiento y autonomía.

La Industria 5.0 tiene sus raíces en el concepto de «Industria 4.0», que se acuñó en Alemania en 2011, como un proyecto futuro y parte de la estrategia de alta tecnología del país para ser adoptada comúnmente por las empresas, la ciencia y los responsables de la toma de decisiones. Originalmente, estaba relacionado con cómo y en qué medida el país había tenido éxito durante la primera década del siglo XXI y cómo podría ser más eficaz en las próximas décadas para mantener en gran medida estable el número de empleados en la producción. Se centró no sólo en satisfacer mejor los requisitos económicos sino también ecológicos especiales de la «producción verde» para una industria de eficiencia energética y neutral en carbono.

El término ha sido influyente a nivel internacional y ya lo utilizan de diversas formas alternativas por los líderes empresariales, las organizaciones internacionales y los responsables políticos. Las economías avanzadas e intensivas en manufactura como China han identificado cómo se aplicaría en su propio contexto. La iniciativa gubernamental «Made in China 2025» se inspira directamente en la «Industria 4.0», y se centra en revitalizar la industria manufacturera china y lograr un cambio suave.

Durante sus diez años de vida, la Industria 4.0 se ha centrado menos en los principios originales de justicia social y sostenibilidad, y más en la digitalización y las tecnologías impulsadas por la IA para aumentar la eficiencia y la flexibilidad de la producción.

El concepto de Industria 5.0 proporciona un enfoque diferente y destaca la importancia de la investigación y la innovación para apoyar a la industria en su servicio a largo plazo a la humanidad dentro de las fronteras planetarias.

Los conceptos de Sociedad 5.0 e Industria 5.0 están relacionados en el sentido de que ambos conceptos se refieren a un cambio fundamental de nuestra sociedad y economía hacia un nuevo paradigma.

El concepto de Sociedad 5.0 fue presentado por Keidanren, la federación empresarial más importante de Japón, en 2016. Posteriormente, ha sido promovido por el gobierno japonés. Japón esencialmente lleva las dimensiones de digitalización y transformación, situadas principalmente en el nivel de organizaciones individuales y partes de la sociedad, a una estrategia, política e incluso filosofía de transformación nacional completa.

En el concepto de “Sociedades”, la forma en que las personas aseguran su sustento está directamente relacionada con la forma en que construyen su sociedad. La numeración hasta «5» resulta de una escala de tiempo muy diferente y mucho más larga que la de las revoluciones industriales. Las dos primeras «Sociedades» corresponden a los períodos preindustriales (hasta finales del siglo XVIII) y se relacionan respectivamente con la economía de la caza / recolección y la agricultura. La sociedad 3.0 es una sociedad industrial y corresponde más o menos al período de la primera, segunda y parte de la tercera revolución industrial. La sociedad 4.0 se caracteriza por el predominio de la «información» y podemos decir que evolucionó a partir de una versión altamente digitalizada de la tercera revolución industrial, hasta la actualidad.

Society 5.0 intenta equilibrar el desarrollo económico con la resolución de problemas sociales y ambientales. No se limita al sector manufacturero, sino que aborda desafíos sociales más amplios basados en la integración de espacios físicos y virtuales. Society 5.0 es una sociedad en la que las tecnologías de TI avanzadas, el Internet de las cosas, los robots, la inteligencia artificial y la realidad aumentada se utilizan activamente en la vida cotidiana, la industria, la atención médica y otras esferas de actividad, no principalmente para obtener ventajas económicas sino para beneficio y conveniencia. de cada ciudadano.

Aunque Industria 5.0 es un concepto relativamente nuevo, existen algunos escritos académicos tempranos que describen las características principales de esta noción. El análisis de la literatura de la Industria 5.0 muestra mucha incertidumbre sobre lo que traerá y cómo afectará el negocio en detalle, así como sobre su potencial para romper las barreras entre el mundo real y el virtual.

Con base en la revisión de la literatura y nuestro análisis prospectivo, creemos que la Industria 5.0 se definirá por un propósito renovado y ampliado, que va más allá de la producción de bienes y servicios con fines de lucro. Este propósito más amplio constituye tres elementos centrales: centrado en el ser humano, sostenibilidad y resiliencia.

Un enfoque puramente impulsado por las ganancias se ha vuelto cada vez más insostenible. En un mundo globalizado, un enfoque limitado en las ganancias no tiene en cuenta correctamente los costos y beneficios ambientales y sociales. Para que la industria se convierta en proveedora de verdadera prosperidad, la definición de su verdadero propósito debe incluir consideraciones sociales, ambientales y sociales. Esto incluye la innovación responsable, no solo o principalmente dirigida a aumentar la rentabilidad o maximizar las ganancias, sino también a aumentar la prosperidad para todos los involucrados: inversionistas, trabajadores, consumidores, sociedad y el medio ambiente.

Industria 5.0 reconoce el poder de la industria para lograr objetivos sociales más allá del empleo y el crecimiento para convertirse en un proveedor resiliente de prosperidad, haciendo que la producción respete los límites de nuestro planeta y colocando el bienestar del trabajador de la industria en el centro del proceso de producción.

La Industria 5.0 beneficia tanto a los trabajadores como a las empresas. Los beneficios para la industria son amplios, desde una mejor atracción y retención de talentos, pasando por el ahorro de energía, hasta una mayor resiliencia general. El beneficio general para la industria europea es a largo plazo: competitividad y relevancia continuas al adaptarse con éxito a un mundo cambiante y a nuevos mercados. A corto plazo, las inversiones necesarias podrían exponer a las industrias europeas al riesgo de perder temporalmente competitividad frente a aquellas que aún no invierten en la Industria 5.0. Será crucial programar y coordinar minuciosamente las inversiones para mitigar este riesgo. No obstante, creemos que los mayores riesgos para la industria se materializarían al no participar en la transición social más amplia hacia la sostenibilidad, el enfoque humano y la resiliencia y, por lo tanto, perder competitividad a largo plazo.

Sensibilización en la industria, pero también con los interlocutores sociales europeos. Esto permitirá la consolidación y promoción del concepto de Industria 5.0. Para ello, estamos preparando una infografía y una página web dedicada que presenta los elementos principales del concepto.

• Implementación de las tecnologías necesarias para Industria 5.0. Sus principales resultados se están teniendo en cuenta en la preparación del primer programa Horizonte Europa, en particular dentro del Clúster 4.

• Identificar las acciones y oportunidades existentes para el desarrollo de la Industria 5.0 en Europa, incluidas las acciones para fomentar la difusión de tecnología inclusiva en toda Europa.

• Siguiendo el Principio de Innovación, verificando las barreras regulatorias a la innovación relevantes para la Industria 5.0. Cuando corresponda, proponga acuerdos de innovación / entornos limitados regulatorios para ayudar a superar esos obstáculos.

• Explorar la innovación abierta y probar nuevas formas de compartir los resultados de la investigación y la innovación (por ejemplo, consulte el Manifiesto de la Comisión Europea para EU Covid-19 Research).

• Promover las características distintivas de la Industria 5.0 como principios rectores para el desarrollo de hojas de ruta tecnológicas comunes en el marco de las agendas estratégicas de innovación, como se menciona en la nueva Comunicación del Espacio Europeo de Investigación.

• Alcance a otras áreas de políticas. La transición a Industria 5.0 requerirá una serie de acciones políticas en áreas como política social, educación, fiscalidad, energía, política industrial, etc.

La Industria 5.0 se propone a menudo como la solución que necesitaremos para perseguir la prosperidad, como una forma sostenible de aumentar la productividad sin sacar a los trabajadores humanos del ámbito de la industria manufacturera. Podríamos decir que encaja en el marco general de diversas propuestas revisionistas para un “nuevo capitalismo” que corrija sus excesos, que sólo podría seguir prosperando si es justo, inclusivo y sostenible. Ideas similares han existido durante décadas. El neocapitalismo fue una ideología social y económica que surgió ya en la segunda mitad del siglo XX y en la que se profundizó la doctrina capitalista, basada en la revolución tecnológica y la internacionalización de los mercados. Recientemente, varios líderes empresariales han expresado su preocupación sobre el estado del capitalismo y están de acuerdo en que se necesita una reforma importante para servir mejor a la sociedad. También creen que el capitalismo «eventualmente se beneficiaría de algunos ajustes para servir mejor a la sociedad».

Varios análisis de la Industria 5.0 se centran en una mayor colaboración entre los seres humanos y los sistemas inteligentes. Más particularmente, propone dejar las tareas monótonas y repetitivas a lo mecánico y abrir el lado creativo a lo biológico.

Esto permitiría al personal asumir más responsabilidades y una mayor supervisión de los sistemas para elevar la calidad de la producción en todos los ámbitos. Ya en 2016, la consultora Accenture realizó una encuesta con 512 ejecutivos de manufactura de todo el mundo, revelando que algunos de ellos preveían una línea de producción colaborativa avanzada entre humanos y robots en sus plantas con el fin de aumentar la productividad, la personalización, la sostenibilidad, así como la eficiencia operativa. En febrero de 2020, la DG Investigación e Innovación publicó un informe sobre el potencial de los robots colaborativos para la economía y la sociedad al tiempo que adoptan los valores europeos. Este informe ofrece una visión sobre la robótica industrial colaborativa basada en diez criterios de evaluación, con siete recomendaciones particulares como contribución a la elaboración del plan estratégico de Horizonte Europa.

Algunos Textos y términos junto con otras referencias que he traducido pueden ser consultadas y ampliadas en documentos europeos (inglés):
https://op.europa.eu/en/publication-detail/-/publication/468a892a-5097-11eb-b59f-01aa75ed71a1/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Home Sin categoría Hacia la actualización de versiones. De la industria 4.0 a la 5.0
© www.palentino.es, desde el 2012 - Un Blog para compartir conocimientos ...

Uso de cookies en mi sitio palentino.es

Este sitio web utiliza cookies para que tengamos la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies